jueves, 25 de septiembre de 2008

EN EL GRADO UNIVERSITARIO DE MIS HIJOS, ANDREINA ABOGADA, CARLOS HUMBERTO INGENIERO INDUSTRIAL.








UNA OFRENDA DE AMOR A DIOS


CARTA A MIS HIJOS EL DIA DE SU GRADUACIÓN UNIVERSITARIA

AMADOS HIJOS,


Estas breves líneas para expresarles cuán feliz me siento en este día tan especial en vuestras vidas, y en la mía propia. El día de vuestro Grado Universitario. Luego de tantos y tantos esfuerzos, tantas luchas, tantos días de desvelo, incertidumbre muchas veces, contratiempos, sobre todo por parte de nosotros, vuestros padres, para muchas veces poder suplir satisfactoriamente vuestras necesidades y requerimientos.

Pero en fin,….., hoy es un esfuerzo coronado con éxito, producto de vuestra propia constancia, esfuerzo, tesón, responsabilidad y dedicación. Pero sobre todo, por la Gracia de Dios, quién les ha permitido y permite estudiar, coronando con éxito sus estudios superiores, como un paso más en vuestras vidas, y como un escalón muy importante para continuar en la senda de una vida digna y decorosa, de éxitos y realizaciones, producto de vuestros propios esfuerzos, constancia y trabajo. Doy infinitas gracias a Dios por ello, y sobre todo, por hacerme tan feliz por Ustedes, dado que su felicidad siempre será la mía propia.

Quiero aprovechar esta oportunidad, para brevemente extenderles algunas reflexiones que de seguro podrán serles de mucha utilidad en el futuro. A saber,


1. En primer lugar, siempre actúen con (y por) la Verdad y la Justicia. Nunca vendan ó hipotequen vuestros más caros anhelos, legítimas aspiraciones y mejores propósitos. Menos aún vuestra Dignidad, Principios, Valores ó vuestras propias personas ó Vida. Eso es lo que en definitiva se llevarán consigo: la satisfacción de haber luchado por lo que Ustedes creían y soñaban.

2. Nunca se aparten de Dios. Ustedes son Hijos predilectos de Dios y no pueden esperar menos de un Padre Amoroso, infinitamente Grande y Poderoso, Omnipotente y Omnisciente, que siempre velará por lo mejor para Ustedes. Ese es Dios. Siempre contarán con El, dado que es el UNICO que nunca falla y siempre cumple sus promesas. Nunca se aparten de El.

3. Siempre tengan un Propósito. La vida es como un barco, Ustedes son el principal timonel del mismo, pero siempre han de tener un Faro que les alumbre y una Bitácora de Viaje que les guíe. Dios será su Guía y Protección. Pero Ustedes habrán de labrar su propio camino. Es lo que se llama el “libre albedrío”.

4. Tengan Fe y Constancia. Infinita Fe en Dios y en Ustedes mismos, y la constancia del carbonero. Mantengan siempre total confianza en Ustedes mismos, porque conforme la Voluntad de Dios siempre llegarán a feliz término en las que sean sus ejecutorias de vida. Y recuerden, la felicidad no es tanto en llegar, sino en saber que se va en la dirección correcta y en hacer los mejores esfuerzos en pro del objetivo propuesto.

5. Si caen, vuélvanse a parar! Nunca desmayen a pesar de los días duros y las aleccionadoras pruebas que da la vida. Siempre han de estar preparados para las contingencias y por momentos duras pruebas que la vida misma nos reporta. Las mismas, han de entenderse como pruebas necesarias para seguir creciendo en el Propósito y seguir así moldeando nuestro carácter para sortear con éxito las pruebas venideras. Acuérdense de algo, generalmente no podemos controlar lo que sucede en nuestras vidas, pero si la manera como reaccionamos ante ellas.

6. Entiendan que lo más importante en la vida es Amar y saber expresar Amor. Los lujos, los valores materiales, la posición social ó la fama, los placeres,……., son parte de la vida, es cierto; pero nunca será eso lo esencial, y menos como Propósito de Vida. Cristo dijo “Amar a Dios por sobre todas las cosas,…….., y al Prójimo (el que tienes a tu lado) como a ti mismo”. Den la mano al que puedan y nunca dejen de expresar Amor por los suyos, sus Amigos, Familiares y todos cuanto les rodeen o quienquiera que sea que cruce por vuestro camino. Por más que muchas veces no se merezcan un mejor trato, y paguen con la mentira, el desagradecimiento, la ofensa, el maltrato, la calumnia, la intriga, el perjurio,…, déjenselo a cargo de Dios.

7. Sean agradecidos, infinitamente agradecidos. Sobre todo a Dios. Pero también, prestos en el perdón y en reconocer vuestras propias fallas, errores u omisiones. Sean agradecidos. Rápidos en el reconocimiento ajeno y lentos en la exaltación de vuestros propios logros. Los hechos siempre hablarán más que mil palabras.

8. Siempre Honren y sigan honrando a su Padre y su Madre. Mandamiento Divino. Buena la ocasión para decirles que a partir de esta fecha deseo tomen consciencia de todo el grande esfuerzo que sobre todo su Madre ha hecho por Ustedes, y puedan Ustedes, por voluntad propia, proveer mejores condiciones integrales para que ella pueda tener una vida más tranquila y de mayor bienestar y sosiego. Se lo merece y creo eso Ustedes bien lo saben. Eso lo espero especialmente de Ustedes.

9. Den siempre lo mejor de si, esperando la mejor recompensa (pero sobre todo) de Dios. Porque esa será y sobre todo la primera y mayor recompensa. Por supuesto, sin perjuicio de los legítimos, justos y razonables logros materiales producto de vuestro propio trabajo y esfuerzos.

10. Sean buenos Hermanos y quiéranse mucho entre si mismos. Somos una Familia. Cuiden de su Mamá y de su Hermanita. Nuestra Nandita Querida.

Para ti, Carlos Humberto, mi amado Hijo, déjame decirte, la vida es un espiral, no sabemos donde comienza, tampoco donde termina. Hemos de estar preparados para lo más duro, como también saber recibir con sabiduría y agradecimiento, lo mejor. El tiempo de Dios es perfecto. Somos infinitamente bendecidos por la Gracia de Dios, por la Vida y por el Mundo. La pobreza, antes que física ó material, lo es mental ó espiritual. Hemos vivido bien, y seguiremos avanzando muy bien. Sigue hacia delante, con la frente muy en alto y seguro de que siempre alcanzarás las metas que te propongas. Que Dios te acompañe siempre!

Para ti, Andreína, mi Amada Hijita, el Sol de mis Ojos, el brillo de mi corazón,…., que Dios bendiga esa Luz tan grande con la que has nacido y siempre te acompañará. Sigue teniendo esa Fuerza interna, ese tesón, esa madurez, ese carácter y esa tan particular forma de expresar Amor por todos cuantos te rodean. Nunca cambies esa tu bendita forma de ser. Esa es tu gran Bendición y te acompañará por Siempre!




Que Dios me los Bendiga mis Amados Hijos!

Su Papá,
…en uno de los Días más Felices de mi Vida,….

1 comentario:

Tex dijo...

tantas palabras bonitas y nadie le ha dejado un comentario Don Carlos,
pues lo hago yo por la distancia.

Ojala mi papa me hubiera dedicado esas palabras en la vida.

saludos de Italia,

Ate

Enrico